Situación escandalosa
La asistencia mé́dica no es garantía para una empleada de hogar si cae enferma. A menudo se les exige seguir trabajando aunque esté́n indispuestas, y en la mayoría de los casos, si se quedan embarazadas son despedidas inmediatamente y sin pago por el tiempo trabajado, aú́n cuando la paternidad sea del propio dueño de la casa, lo que no es nada raro. La infravaloració́n que vive la población indígena desde hace siglos, da a la situació́n una apariencia de normalidad y no deja tener ninguna esperanza a las empleadas de hogar indí́genas.
Chicas del Centro
Zoom 
Lavando platos
Zoom 
Discriminación
Zoom